top of page
  • comunicaciones998

Engaños

En el 2018 Betancourt le dio su apoyo a Petro en la segunda vuelta y hoy viene a conseguir unos cuantos votos para que posiblemente el próximo gobierno le de cargos oficiales en su condición de ex candidata presidencial. Qué vergüenza.



Por: Almirante (R) David René Moreno


Analizando la lista de precandidatos que aspiran ocupar el solio de Bolívar en las próximas elecciones, encuentro casos dignos de mención; es así como figurativamente ‘me quito el sombrero’ ante la ignorancia de alguno, el prontuario judicial de otro y el oportunismo de uno más de estos personajes. Es increíble que estos actuales protagonistas de la política nacional tengan el descaro de aspirar a gobernar a Colombia, cuando desde hace mucho tiempo se conocen sus tendencias e incompetencias.

Es el caso de Rodolfo Hernández, me recuerda a Gabriel Goyeneche, candidato presidencial promovido por la juventud de mitad del siglo pasado, quien prometió ponerle techo a Bogotá, pavimentar el rio Magdalena y colocar un ventilador en el cerro de la Popa para refrescar a Cartagena. Hernández, con sus mentiras, está tratando de ganar votos al colocar a los colombianos en contra de la Fuerza Pública, adjudicándole beneficios y prebendas que estos servidores de la Patria no tienen. Quiere generar odio contra quienes han entregado su vida para defender la democracia de la cual tanto él como nosotros disfrutamos el día de hoy.

Es imposible entender la ignorancia de Hernández en temas relacionados con la FFPP después de haber sido Alcalde de Bucaramanga y tener contacto directo y permanente con el estamento militar y policial; con sus mentiras está ofendiendo a miles de hombres y mujeres que sirven o han servido al país desde las filas castrenses. Para información de este personaje, desde el momento en que el miembro de la Fuerza Pública se gradúa, cotiza por Ley con un porcentaje de su sueldo para tener derecho a una asignación de retiro después de 25 años de servicio, labor en la cual se está disponible las 24 horas de los 365 días del año y no como otro trabajo donde solo se trabaja 8 horas/día y no está en riesgo su vida. Efectivamente hay miembros de la FFPP que se pensionan a los 38 años y muchos antes de esa edad, pero son casos en donde han quedado parapléjicos, donde han perdido sus brazos o piernas, donde han quedado ciegos o sordos, donde han sido heridos defendiendo a los colombianos que usted aspira a gobernar; esos son los Héroes de la Patria. En mi caso señor Hernández, tuve el honor de vestir el uniforme de nuestra Armada Nacional por 45 años y usted me parece que ni siquiera prestó el servicio militar obligatorio que establece la Constitución Política de Colombia. Ser soldado o policía de la Patria además de ser un honor, es una carrera que solo unos pocos colombianos han podido realizar.

Los militares y los policías de Colombia somos empleados del Estado y la Ley establece las responsabilidades del empleador frente a sus trabajadores, dejando claras las diferencias frente a otras actividades; es por eso que en cuanto a la salud, mi estimado señor, se tiene un régimen especial al cual todos también cotizamos desde el primer día y seguimos cotizando hasta el día en que fallecemos, así como el Estado aporta el porcentaje que establece la Ley; este no es un servicio gratis como usted lo quiere hacer aparecer. No engañe a los colombianos con sus mentiras, pues le está haciendo daño al país y usted debe tener una responsabilidad legal por sus falacias.

Otro personaje de no muy grata recordación es Gustavo Petro, ex integrante del M19, grupo subversivo que en los años 70 cubrió de sangre y dolor al pueblo colombiano, secuestró y asesinó a muchos ciudadanos y nuevamente Petro quiere gobernar a 50 millones de personas, bajo un manto de pureza y lucha contra la corrupción, donde se le olvida que sus compañeros de fechorías mucho la disfrutaron. No es fácil entender cómo logra eludir los brazos de la justicia frente a todas las denuncias de que es objeto por sus actuaciones; será que le tienen miedo? O que falla la justicia?

No puedo dejar de mencionar al oportunismo político demostrado una vez más por Ingrid Betancur, quien en 2010 demandó al Estado Colombiano por la suma de 6,8 millones de dólares, aduciendo perjuicios morales y económicos para ella y su familia debido al secuestro a manos de las FARC, trasladándole al Estado la responsabilidad por actos del grupo delictivo que hoy tiene a sus cabecillas sentados en el Congreso Nacional. Debido a la presión del rechazo a su “avivatada”, como la calificaron en su momento, retiró su demanda. En el 2018 Betancourt le dio su apoyo a Petro en la segunda vuelta y hoy viene a conseguir unos cuantos votos para que posiblemente el próximo gobierno le de cargos oficiales en su condición de ex candidata presidencial. Qué vergüenza.


*LAS OPINIONES AQUÍ PUBLICADAS SON RESPONSABILIDAD DEL AUTOR Y NO REFLEJAN NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DEL CGA

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page